“Ashia, la niña somalí” — Neo Coslado

0
903

“Mañana morirás, recibirás tu castigo, el que te mereces por la gran deshonra que pesa sobre ti.”

Pongámonos en la piel de una niña de 13 años. Cerremos los ojos e imaginemos que salimos de casa y tres hombres nos secuestran y nos violan. Luego nos encontramos en un juicio con nuestros secuestradores, juicio en el cual no tenemos ninguna chance porque la ley condena el hecho de alterar el metabolismo de los hombres, los cuales por desgracia se sienten en la obligación de violar y asesinar niñas y mujeres. El juicio termina… te asesinan.

Neo Coslado nos cuenta la historia de Ashia, una niña de 13 años la cual vive en el país de mayor pobreza y corrupción del mundo: Somalia. En esta breve novela, inspirada en hechos reales, no hacen falta más de 100 carillas para involucrarnos en la situación que se vive en este país. En donde hace más de 20 años viven en una guerrilla constante por parte de grupos islámicos extremos los cuales dominan las calles de Mogadiscio con gran armamento. En donde las niñas son esclavizadas y obligadas a contraer matrimonio con hombres mucho mayores que ellas, a cambio de una pequeña suma de dinero que se le brinda a la familia por este “intercambio”. Y en donde el imponerse a esta propuesta por parte de la familia significa un destino mucho peor.

La realidad se encuentra redactada de manera muy simple para el lector, recurriendo a la crueldad, sufrimiento, y otros sentimientos derivados del malestar que genera la situación en cuestión.

“Ashia, la niña somalí” hace muchas cosas bien. Entre ellas acerca al público el panorama de un estado fallido en la época actual. Y es importante aclararlo porque si realizamos una búsqueda de lo que es Somalia al día de hoy nos costaría bastante imaginar que estamos observando la realidad actual. Y basta con buscar en Google Imágenes por ejemplo “Mogadiscio 2019” para comprender que más del 90% de las imágenes que aparecen no son felices que digamos.

https://goo.gl/8K2fBb

Es sabido que Neo Coslado no va a cambiar la forma de escribir ni va a introducir nuevas maneras de interpretar la literatura, pero quizás, en una de esas, logre fomentar que más autores escriban sobre la realidad del mundo actual y que no quede comprendida únicamente en los periódicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here